EVOLUCIÓN DE LA AMISTAD

 

Tener amigos es un indicador de buen equilibrio personal, ya que las relaciones de amistad favorecen un adecuado desarrollo psicológico y social, posibilitando  los siguientes aspectos:

 

  • Aprendizaje y puesta en práctica de las habilidades sociales
  • Comprensión del punto de vista del otro
  • Favorece el autoconocimiento
  • Proporciona apoyo emocional ante las dificultades
  • Información práctica para resolver determinados problemas

 

 

11 a 13 años

  • Amigos del mismo entorno (barrio, colegio..)
  • Se reúnen con frecuencia
  • Suele aparecer el amigo íntimo
  • Grupo reducido de 3 ó 4 amigos
  • El grupo suele ser del mismo sexo y de edades muy próximas
  • Centrados en la actividad (deporte, juegos..)
  • El adolescente empieza a definir su identidad sexual

14 a 16 años

  • Empiezan a formarse grupos mixtos de chicos y chicas más numerosos
  • No salen tan frecuentemente, reuniéndose más en fin de semana
  • Se da importancia extrema a la lealtad y la confianza
  • Existe obsesión por  sentirse valorado, especialmente por el líder del grupo
  • El adolescente se ve identificado en sus amigos
  • Se comparten confidencias
  • El menor se vuelca y confía plenamente en sus amigos, por eso la traición es vivida con tintes de tragedia
  • Surgen las primeras relaciones de pareja

17 a 19 años

  • La gran pandilla empieza a desintegrase en grupos más reducidos con personalidades más afines
  • Ya no hay tanta preocupación por la valoración de los demás
  • Empiezan a dibujarse las diferencias individuales de cada miembro
  • Ya no se pretende ser igual a los demás
  • Se va consolidando las relaciones entre las parejas formadas
  • El miedo a ser rechazado por el grupo disminuye y se vive la amistad de una forma más relajada

 

FUENTE: Guía “Cómo convivir con adolescentes” Consejería de Familia y Asuntos Sociales – Dirección General de Familia (Comunidad de Madrid)

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es