POR QUÉ LOS ADOLESCENTES NO HABLAN CON LOS PADRES

 

 

 

La solución de cualquier problema pasa necesariamente por una buena comunicación.

 

La falta de habilidades de comunicación es la principal causa de las malas relaciones entre padres e hijos. La etapa de la adolescencia  con su reivindicación de derechos e incumplimiento de deberes es caldo de cultivo para que se manifieste dicho déficit.

 

 

 

PRINCIPALES CAUSAS

 

 

 

  1. Es difícil comunicar una información que no sabemos cómo va a ser recibida

 

  1. Temor a las consecuencias

 

  1. Piensan que pueden decepcionar

 

  1. Los sentimientos de frustración pueden anular cualquier tipo de comprensión por parte de sus padres

 

  1. Sentimiento de vergüenza

 

  1. Los adolescentes retrasan comunicar una mala noticia hasta  que cae por su propio peso

 

 

 

 

 

CÓMO SER COMPETENTE EN LA COMUNICACIÓN CON LOS HIJOS

 

 

 

  1. Fomentar su autoestima a través del diálogo

 

  1. Mostrar interés por sus preocupaciones y necesidades

 

  1. Escuchar atentamente sus vivencias sin intentar controlar con las tuyas

 

  1. Acepta sus discrepancias sin juzgarlo e inhibirle

 

  1. Aportar un espacio privado para compartir sentimientos, opiniones o dudas

 

  1. Afrontando situaciones conflictivas sin agresividad

 

  1. Fomentando actitudes de respeto

 

 

 

 

 

UNA BUENA ESCUCHA

 

Ventaja de la escucha para los adolescentes

 

  1. Se sienten valorados y entendidos por los adultos

 

  1. Tienen más seguridad a la hora de expresar opiniones

 

  1. El interés percibido les hace contar más cosas

 

  1. Aprenden a escuchar a los demás y a respetar las opiniones ajenas

 

  1. Controlar la impulsividad de manifestar  sus propias opiniones

 

 

Ventaja de la escucha para los adultos

 

  1. Adiestrarse en el arte de la acogida

 

  1. Nos ayuda a acercarnos a nuestros hijos y  a conocerles mejor

 

  1. Enseñamos a los adolescentes la habilidad de escuchar al otro

 

  1. Escuchar sin juzgar facilita que  el adolescente se abra y revele más información

 

  1. Favorece que nuestros hijos nos escuchen porque se sienten escuchados

 

 

 

 

 

¿QUÉ IMPLICA UNA BUENA ESCUCHA?

 

 

  1. Nos ponemos a escuchar (no escuchamos mientras leemos el periódico, vemos la tele o preparamos la cena)

 

  1. No olvidemos que tan importante es la escucha como que el otro se sienta escuchado

 

  1. Postura y mirada dirigidas a quien habla

 

  1. Expresión de la cara acorde a lo que escuchamos

 

  1. Asentimientos del tipo “ya” “claro” “si”

 

  1. Manifestaciones no verbales como apretar suavemente el hombro, una sonrisa…

 

  1. Para dejar bien patente que hemos entendido el mensaje, devolveremos la información de manera resumida

 

  1. No haremos prejuicios, interpretaciones o ironías sobre lo que escuchemos

 

  1. Empatizar: descubre al adolescente que llevas dentro

 

 

 

 

FUENTE: Guía “Cómo convivir con adolescentes” Consejería de Familia y Asuntos Sociales – Dirección General de Familia (Comunidad de Madrid)

 

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es