HIJOS ANTE EL DIVORCIO

 

 

Cómo afecta la separación a los hijos

 

2 a 6 años

1. Tienen conductas regresivas

2. Presentan miedo y ansiedad

3. Necesidad de llamar la atención (rabietas)

4. Vinculación excesiva normalmente con la madre

5. Alteraciones en el patrón de las comidas y el sueño

6. Quejas somáticas (dolor de estómago, cabeza...)

7. Apatía y dificultades para relacionarse

 

7 a 12 años

1. Pueden seguir presentes los síntomas anteriormente

    expuestos en mayor o menor grado

2. Recriminación a los padres

3. Conductas de rencor hacia alguno de los padres

4. Sentimiento de culpa y agresividad

5. Deterioro del rendimiento escolar

Adolescencia

1. Incremento de conductas de riesgo (alcohol, drogas..)

2. En niñas puede producirse promiscuidad

3. Dificultades en la relación con los iguales

4. Predominio de la impulsividad

5. Baja autoestima, baja tolerancia y frustración

 

Todos los procesos de separación afectan de manera diferente a la pareja  e hijos.

 

Según cada caso habrá que adoptar distintas estrategias. Tratando siempre de minimizar el sufrimiento de nuestros hijos.

 

  1. No cometamos el error de creer que la separación no ha afectado a nuestros hijos por el simple hecho de que no hablen de ello

 

  1. A pesar de las diferencias entre los padres, hay que ofrecer al niño un mensaje claro de que seguirán siendo lo más importante para ellos

 

  1. En niños pequeños es fundamental no introducir muchos cambios (casa, colegio..) y que sigan vinculados con la principal figura de referencia (normalmente la madre)

 

  1. Es necesario que los padres desvinculen sus problemas de pareja de las necesidades personales de sus hijos

 

  1. Los niños deben percibir compromiso incondicional de sus padres hacia ellos aunque ya no vivan juntos

 

  1. Ninguno de los cónyuges deberá manipular o poner en contra del otro a sus hijos, porque los más dañados ahí serán los niños

 

  1. El afecto de los hijos se gana dedicándoles tiempo y afecto

 

  1. Evitar cualquier discusión delante de ellos

 

  1. Procurar que los hijos no se sientan culpables de esta nueva situación

 

  1. No utilizar al niño como espía para saber qué pasa en casa del otro cónyuge

 

  1. La figura de ambos padres es importante para el niño, sin embargo hasta los 6 años de edad,  la madre tiene una mayor relevancia

 

  1. Mantener un tiempo y espacio común entre ambos padres, con el fin de intercambiar información de los hijos y transmitir  sensación de interés por su futuro (puede ser merendando en una cafetería o  mediante un breve paseo por el parque…)

 

  1. No forzar la aceptación de nuevas parejas de los padres: la vinculación afectiva dependerá de los recursos que cada uno dedique al niño

 

  1. La situación de divorcio conllevará un proceso de duelo por parte de los niños que no debería de llevarles más de un año adaptarse

 

  1. En el caso de presentar síntomas graves, buscar apoyo y consejo profesional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE CONSULTADA:

Dirección General de Familia Consejería de Familia y Asuntos Sociales  Comunidad de Madrid

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es