LA SEPARACIÓN FAMILIAR NO ES PERJUDICIAL PARA LOS NIÑOS

En los casos de situaciones conflictivas, es mejor una separación acordada que el mantenimiento de dicha situación.

 

La separación en sí no es tan perjudicial para los niños, como lo puede ser el comportamiento que tengan los padres a partir de ese momento y las decisiones que tomen.

 

 

 

¿Cómo comunicarlo a los niños?

 

 

 

  1. Los padres conjuntamente deberán informar de la separación a los hijos en un clima de afecto y confianza

 

  1. Dejar claro el cambio que supondrá la separación y su carácter permanente

 

  1. Dejar que los niños expresen sus sentimientos

 

  1. Evitar que los hijos tomen partido por alguno de los padres

 

 

  1. Aclarar que los hijos no tienen la culpa de la decisión tomada y que esto no afectará al amor que les tienen

 

 

 

 

 

 

Reacciones de los niños

 

 

 

  1. Miedo al abandono por parte de los padres

 

  1. Tendencia a culparse a sí mismos

 

  1. Sentimientos de tristeza, miedo e inseguridad

 

  1. Dejan de respetar las normas de casa y del colegio

 

  1. Culpabilizan a alguno de los progenitores

 

  1. Cambios de humor

 

  1. Tendencia al aislamiento

 

 

 

 

 

Reducir las reacciones de los niños

 

 

 

  1. Disponer de un sistema de normas educativas común

 

  1. Llegar a acuerdos de normas de convivencia con la expareja y los hijos

 

  1. Mantener una relación continuada con los hijos

 

  1. No introducir más cambios de los necesarios (cambios de colegio, domicilio, amigos…)

 

  1. Es importante que los hermanos permanezcan juntos para poder apoyarse y superar la situación

 

 

  1. Dejar que mantengan contacto con los abuelos y la familia de ambas partes

 

  1. Facilitar las relaciones de amistad de nuestros hijos para que cuenten con  apoyos extra

 

 

  1. Informar de la nueva situación familiar en el colegio

 

  1. Evitar discutir delante de los hijos y menos por temas relacionados con la custodia, las visitas o la manutención

 

  1. Respetar el programa de visitas

 

  1. Escuchar a los hijos, sin tratar de obtener información de la expareja  a través de ellos

 

  1. Inicialmente no tratar de imponer a los hijos nuevas parejas

 

  1. No comprar el afecto de los hijos con bienes materiales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE CONSULTADA:

Dirección General de Familia Consejería de Familia y Asuntos Sociales  Comunidad de Madrid

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es