SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

Cuando los hijos se independizan, los padres inician la etapa del “nido vacío”.

 

 

 

Secuelas del “nido vacío”

 

 

 

 

  1. Las habitaciones vacías provocan una profunda añoranza en los padres

 

  1. Se vive  de recuerdos del pasado en vez de hacer frente al presente (Nostalgia improductiva)

 

  1. Dejarse llevar por el aburrimiento

 

  1. Incomunicación entre los cónyuges

 

  1. Seguir protegiendo a los hijos, llegando a interferir en sus vidas

 

  1. No respetar su autonomía y su crecimiento personal

 

  1. Asumir responsabilidades que sólo compite a los hijos

 

 

 

 

 

Afrontar el “nido vacío”

 

 

 

  1. Tomar decisiones como el cambio de casa por un apartamento mucho más fácil de atender, más cómodo y económico

 

  1. El encuentro con los nietos suele aportar consecuencias positivas, siempre que esto no suponga una carga

 

 

  1. Es una etapa adecuada  para frecuentar el trato con los amigos en pareja o bien individualmente

 

  1. Retomar aficiones a las que durante la vida activa  no pudimos dedicarles tiempo

 

  1. Encontrarse de nuevo con la pareja, como hombre y mujer, aceptando los cambios de cuerpo y mente

 

 

 

 

 

Síndrome de “puerta giratoria”

 

 

Debido a las circunstancias actuales de la vida, el síndrome del “nido vacío” puede dar lugar al síndrome de la “puerta giratoria”. Los hijos salen y reingresan en el hogar paterno una o varias veces en función de las circunstancias que ocurran en sus vidas (separaciones, pérdidas empleo, conflictos familiares…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE CONSULTADA:

Dirección General de Familia Consejería de Familia y Asuntos Sociales  Comunidad de Madrid

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es