EL ELEFANTE Y LA ESTACA

 

 

Cuando era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de ellos eran los elefantes.

 

Durante la función, la enorme bestia impresionaba a todos por su peso, tamaño y sobre todo, por su descomunal fuerza... pero, después de su actuación el elefante permanecía atado mediante una cadena a una pequeña estaca clavada en el suelo.

 

La estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera, apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un "árbol de cuajo" podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

 

El misterio era evidente: ¿Por qué el elefante no huye, arrancando la pequeña estaca?

 

Pregunté a los adultos que conocía, pero no obtuve ninguna respuesta coherente. Unos me decían que estaba domesticado, pero si así era para qué necesitaban atarle.

 

Con el tiempo, casi me había olvidado del misterio del elefante y la estaca, hasta que hace unos días encontré una persona que me dio una respuesta que al fin me satisfació: "El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca toda su vida, desde que era muy pequeño".

 

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño elefantito con solo unos días de nacido, sujeto a la estaca. Estoy seguro que en aquél momento el animalito empujó, jaló, sacudió y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de todo su esfuerzo, no pudo librarse. Finalmente se resignó a su destino.

 

Este elefante enorme y poderoso no escapa porque cree que no puede hacerlo. Tiene grabado en su mente el recuerdo de inútiles esfuerzos y ahora ha dejado de luchar. Nunca más intentó poner a prueba su fuerza.

 

 

 

Reflexión:

 

Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante, vamos por el mundo atados a varias (cientos) de estacas que nos restan libertad.

 

Vivimos creyendo que "no podemos" con un montón de cosas, simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestra mente: no puedo. no puedo y nunca podré.

 

¿Cómo superar esta Indefensión Aprendida? Pues justamente poniéndonos a prueba, valorando nuestras capacidades y centrándonos en qué podemos hacer para resolver una situación e intentarlo.

 

 

FUENTE: www.psicología-estratégica.com

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es