LA ESTRELLA BRILLANTE

 

Cuentan que hace mucho tiempo había un muchacho que se pasaba las noches mirando al firmamento, porque había una estrella que para él era la más bonita, la más brillante y la más hermosa de todas.

 

Cada noche deseaba con todas sus fuerzas poder ir hasta allí. Estaba convencido de que si pudiera vivir en aquella estrella, sería la persona más feliz del universo. En cambio, él se sentía desdichado porque tenía que vivir en este mundo que le rodeaba, donde nada era tan bonito como su estrella.

 

Pasó muchas noches llorando porque veía que su sueño era inalcanzable. Tanto lloró y lloró, que una pequeña hada se apiadó de él y le concedió un deseo.

 

El muchacho sabía lo que quería y así lo pidió.

 

De pronto se vio en un terreno inhóspito, seco y sin vegetación. Todo lo que le rodeaba era gris y negro.

 

-¿Pero dónde me has traído hada?

- A tu estrella

- Pero no puede ser…. si la mía era la estrella más hermosa del firmamento y este sitio es horrible

- No todo lo que brilla es hermoso - respondió el hada

 

El muchacho no podía creerlo, miró al firmamento para buscar su estrella y lo que vio le gustó aún más. Una preciosa esfera de un color azul vivo e intenso resaltaba en la oscuridad del universo.

 

-¿Y aquel sitio cuál es? – preguntó maravillado

- Es de donde tú vienes…. – respondió el hada

 

Ahora lo comprendía, se había pasado toda su vida anhelando una estrella por su brillo, sin valorar lo que ya tenía.

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es