LA MUJER PERFECTA

 

Un conocido comerciante decidió que tenía que casarse, pero no lo haría con cualquiera, quería encontrar a la mujer perfecta. Así que sin demora inició una búsqueda por todo el mundo para encontrarla a ella.

 

A lo largo de su camino encontró mujeres hermosas, pero no demasiado listas, o muy listas pero poco agraciadas; también las encontró bondadosas y guapas, pero poco aseadas, las había cultas y estudiadas, pero tenían la nariz demasiado grande o la piel cetrina.

 

El comerciante viajó y buscó, pero parecía que no hallaba a la mujer perfecta... hasta que al fin dejó de buscar.

 

Un día paseando por el mercado se encontró con un amigo que sabía de su búsqueda y le preguntó que por qué aún no se había casado, si es que no existía la mujer perfecta.

 

  • ¡Ay, amigo mío! Claro que la encontré era hermosa, lista, bondadosa y culta… lo tenía todo

 

  • ¿Y entonces qué ocurrió?

 

  • Pues que ella también buscaba al hombre perfecto

 

 

 

FUENTE: CUENTOS PARA ENTENDER EL MUNDO de Eloy Moreno

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es