VALOR PARA NADAR CONTRACORRIENTE

 

En cierta ocasión acompañé a comprar el periódico a un amigo mío, quien saludó con cortesía al dueño del quiosco. Éste le respondió con brusquedad y desconsideración. Mi amigo, mientras recogía el periódico que el otro había arrojado hacia él de mala manera, sonrió y le deseó al vendedor un buen fin de semana. Cuando reemprendimos el camino, le pregunté:

  • ¿Te trata siempre con tanta descortesía?

     

  • Sí, por desgracia

     

  • ¿Y tú siempre te muestras igual de amable?

     

  • Sí, así es

     

  • ¿Y por qué eres tan amable cuando él es tan antipático contigo?

     

  • Porque no quiero que sea él quien decida cómo debo actuar yo

La persona plenamente humana es aquella que consigue ser ella misma. Es un actor de su propia vida, no un re-actor ante lo que dicen o hacen los demás. Actúa por sus propias convicciones, no por reacción a cómo actúan con él los demás.

Para vivir la vida con autenticidad hace falta hoy mucho valor y saber nadar contracorriente.

 

 

FUENTE:   “EDUCAR LAS EMOCIONES” Mireya Vivas / Domingo Gallego / Belkis González

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es