EL ARTE DE NEGOCIAR

 

 

Ante un altercado los niños tratan de eludir su responsabilidad culpabilizando al otro. Las dos partes se posicionan en un punto al parecer inamovible donde la negociación puede acabar de una de las tres formas siguientes:

 

  1. Gana quien más aguanta

 

  1. Se llega a una solución intermedia “Ni para ti, ni para mi” donde todos sienten que pierden

 

  1. Se rompe la negociación y tiene que intervenir un tercero para arbitrar

 

Los niños buscan a sus padres para que estos actúen de jueces en sus conflictos. Quienes toman, muchas veces, decisiones erróneas en base al que más llora.

 

Los conflictos pueden ser grandes oportunidades para enseñar a los hijos la resolución compartida de conflictos  y el método de negociación por principios.

 

En el uso de la mediación buscamos el “ganar-ganar” donde ambas partes queden satisfechas con el resultado. Y para ello, os proponemos lo siguiente:

 

 

 

Ganar – Ganar

 

 

  1. Separamos el problema de nosotros. No culpabilizamos

 

  1. Cada parte narra los hechos desde su punto de vista y dice lo que le gustaría que fuera

 

  1. Buscamos cuáles son las posiciones y nos centramos en el beneficio común

 

  1. Entre todos buscamos ideas que nos ayuden a conseguir el máximo de nuestros planteamientos

 

  1. No nos conformamos con el hecho de que todos perdamos por igual, siempre buscaremos el ganar-ganar

 

  1. Si no encontramos una solución satisfactoria al problema, decidiremos hacer algo diferente para que nadie salga con la sensación de haber perdido en la negociación

 

 

 

 

 

FUENTE:          “Coaching para Niños” David Cuadrado

 

 

 

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es