LA FAMILIA: BASE DE IDENTIDAD DE LOS HIJOS

 

Educar es una de las empresas más complicadas que existe. Es una labor que exige dedicación y cariño, pero también autoridad y disciplina.

 

La identidad de nuestros hijos será determinado por varios factores. Un bagaje hereditario, inscrito en su código genético. Y un factor ambiental, cuya base vendrá determinada por las experiencias que tengan.

 

Para los hijos, los padres son los principales modelos de referencia. Y por ello, desde la familia desempeñamos un papel importante en su aprendizaje.

 

 

 

APRENDIZAJE VITAL

 

 

 

  1. La relación entre padres e hijos es el primer vínculo afectivo que se establece, donde es importante transmitir seguridad y proporcionarles un entorno estructurado

 

  1. Las normas de conducta dentro de la familia les enseñará valores como la tolerancia, el respeto, la libertad y la autonomía, entre otros.

 

  1. Del modo en que los padres nos relacionemos con los hijos, estos  irán elaborando un primer concepto de sí mismos.

 

  1. Es fundamental que  nos esforcemos en reconocer  la individualidad de cada uno de nuestros hijos.

 

  1. Debemos ayudarles a manejar las emociones, empezando por aprender a escucharlas como fuente de información

 

  1. Reforzaremos su autoestima, brindando oportunidades para que conozcan sus recursos y limitaciones, dando más valor al esfuerzo que el éxito.

 

  1. Escúchales, hazles sentir que te importan

 

 

 

 

La imagen de sí mismos que elaboren nuestros hijos, dirigirá sus pasos por el camino de la vida. Si no se respetan y no  tienen confianza en sí mismos, no sabrán afrontar las dificultades que se les presente.

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE CONSULTADA:

Dirección General de Familia Consejería de Familia y Asuntos Sociales  Comunidad de Madrid

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es