LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS

 

Los niños tienen la tendencia natural de compararse unos con otros. Y si además los padres fomentamos esta faceta, la estaremos reforzando.

 

La expresión “Las comparaciones son odiosas” es cierta. Debemos evitarlas y mostrar a cada niño tal y como es, un individuo único con sus puntos fuertes y débiles. No hay nadie que lo sepa todo, ni que lo haga todo bien.

 

Deberemos ayudarles a que conozcan sus fortalezas y cómo pueden mejorar sus debilidades.

 

 

 

Evitar comparaciones

 

 

  1. ¿A quién quieres más a papá o mamá?

 

  1. Mira tu primo qué bien come y tú siempre te dejas algo en el plato

 

  1. Marta si que se porta bien

 

  1. Tu hermano saca mejores notas y es más ordenado

 

  1. …etc

 

 

 

 

 

Pautas para fortalecer su autoestima

 

 

Belleza

 

“Eres preciosa, pero no eres la más guapa del mundo, porque no hay nadie que sea el más guapo en el mundo”

 

  • Hay gente que le gustan las personas altas, a otros bajas
  • Hay gente que le gustan las personas rubias, a otros morenas
  • Hay gente que le gustan las personas delgadas, a otros rellenitas
  • Hay gente que le gustan los pelos rizados, a otros los pelos lisos
  • Los ojos claros, las piernas largas, las pecas o las narices respingonas…

 

En cuestión de gustos todo vale.

 

 

 

Nadie sabe todo

 

  • El abuelo hace preciosas manualidades, pero no cocina
  • La abuela hace sabrosas comidas, pero no cose
  • La mamá hace vestidos preciosos, pero no arregla el coche
  • El papá arregla el coche, pero no sabe pintar cuadros
  • El hermano mayor pinta maravillosos cuadros, pero no sabe escribir poesía
  • La hermana escribe poesías, pero no sabe jugar al fútbol
  • Tú sabes jugar al fútbol, pero no sabes hacer manualidades

 

 

Siempre podemos aprender

 

  • Nuestras debilidades siempre podemos mejorarlas
  • Aprender nunca está de más, y más aún, si es por algo en lo que tenemos interés

 

 

Qué te gusta más mi pelo o el de mi hermana

 

  • Y a ti qué te gusta  más ¿Las gominolas o el chocolate? Las dos opciones son buenas ¿por qué elegir una? Simplemente son diferentes, pero una no desmerece a la otra

 

 

Pasas más tiempo con mi hermano que conmigo

 

 

  • ¿Cuánto tiempo he pasado con tu hermano?
  • Mucho
  • ¿Cuánto es mucho? ¿Una hora, dos..?
  • No sé mamá..
  • Entonces cómo dices que es mucho, si no sabes cuánto tiempo he estado con él

 

Haciendo preguntas en detalle les ayudamos a que por ellos mismos se den cuenta de que lo que sentencian no es tanto como dicen

 

 

 Evitando las comparaciones les haremos más fuertes, ya que habrán aprendido valorar lo que ellos son independientemente de lo que los demás sean o hagan.

 

 

 

 

www.quepadres.es

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es