NO SALEN A BUSCAR, ESPERAN SER BUSCADOS

La falta de autonomía o no hacer las cosas por uno mismo está llegando a paralizar hoy a los jóvenes porque tienen miedo a equivocarse.

Cuando los niños son bebés, de forma natural los padres intentamos protegerles y nos adelantamos a sus iniciativas. El único modo de fomentar su autonomía es permitiendo que tengan sus propias experiencias. Sólo probando una y otra vez, y cometiendo errores podrán sacar conclusiones para ver qué deben cambiar la próxima vez.

Hoy en día es fácil ver como madres venden las papeletas del fútbol de sus hijos, intercambian sus cromos o confirman en el wasap los deberes que deben de hacer cada día. Se involucran tanto en las manualidades que deberían de hacer sus hijos para el colegio, que al final las exposiciones de las mismas se acaban convirtiendo en las exposiciones de los padres. En las notas de los padres….

 

 

¿Cuáles son las razones de esto?

 

 

  • TIEMPO: La vida se ha convertido en una carrera de fondo. Las prisas en las que estamos inmersos todo el día, nos “obliga” a intervenir porque si no, no llegamos.

 

  • COMPETITIVIDAD: Todo se ha convertido en una competición en la que si no sales a ganar, no vales. La sociedad es hipercompetitiva. Lo mejor para lograr que sean los mejores y ganen es, sin duda, hacerlo nosotros por ellos.

 

 

 

¿Qué conseguimos con ésta manera de actuar?

 

 

  • Niños que no asumen responsabilidades, porque van a tener siempre detrás a papá y mamá para respaldarles

 

  • Niños con miedo a equivocarse porque saben que los padres lo harán mejor y van a corregirles sin darles tiempo a reflexionar

 

  • Niños que ponen la atención en otras cosas, porque para estas ya están los padres

 

  • Niños sin iniciativa que cuando crezcan esperarán a recibir instrucciones y órdenes para empezar a actuar

 

 

 

 

 

¿Qué podemos hacer?

 

 

  • Fomentando su autonomía, estaremos mejorando su autoestima

 

  • Permitir que hagan por ellos mismos todo lo que sean capaces de hacer (cortar un filete, abrir un envase, limpiar su cuarto….)

 

  • Evitar el sobreprotegerles, cometiendo errores aprenderán qué es lo que deben cambiar para la próxima vez

 

  • Debemos confiar en ellos para que a su vez ellos confíen también en sí mismos (si nos dicen cuáles son sus deberes, no corramos como locos a comprobarlo en el wasap del colegio)

 

  • No debemos dejar que sea el miedo el que eduque a nuestros hijos, enseñadles que lo importante no es confundirse, sino rectificar nuestros errores, esto les dará la capacidad de superar dificultades.

 

 

 

 

FUENTE: “No seas la agenda de tus hijos y prepáralos para la vida” Noelia López-Cheda

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es