REGAÑAR CON EFICACIA

 

El objetivo de regañar es corregir una conducta, pero también hemos de enseñarles cuál es la alternativa correcta.

 

“Esto no se hace” “Esto no se dice” “Esto no se coge” “Esto no, no, no…”

 

Cuando los menores reciben el “NO” saben que es lo que NO pueden hacer, pero y qué es lo que SÍ pueden hacer. A continuación damos algunos ejemplos de ello:

 

 

 

 

 

“No paras de gritar”

 

  • Hablar en un tono adecuado es agradable de oír

 

  • A todo el mundo le gusta que le hablen sin gritar

 

  • Porque grites más no se te va a hacer caso antes ni vas a tener más razón

 

  • Los padres deberán dar ejemplo siempre de ello

 

 

 

“No se pega”

 

  • Olvidar el “no se pega, pero si te pegan a ti, das porque tienes que hacerte respetar”

 

  • Las normas y límites tienen que ser claros (hoy no está bien pegar ¿pero mañana si?)

 

  • Tenga razón o no el agresor, la acción de pegar NUNCA puede ser admitida

 

  • No conviene que el menor tampoco haga frente a las situaciones donde le agredan, para ello os damos algunas pautas:
  1. Decir “NO” al agresor, “NO se pega, que sea la última vez”
  2. Abandonar el lugar donde estén para no darle opción al agresor a que responda
  3. Evitar situaciones donde puedan llevarse a cabo las agresiones como lugares solitarios
  4. En los recreos jugar en zonas donde transiten los responsables de controlar el patio
  5. Si las agresiones ocurren con frecuencia buscar ayuda (tutor, profesores, padres…)

 

 

 

 

“Recoge los juguetes, eres un desordenado”

 

  • El humor es un gran aliado para conseguir que nuestros hijos asuman nuevas responsabilidades

 

  • Inventemos un personaje (P. Ejm: ”Monstruo recoge juguetes” que lo que más le gusta es tirar los juguetes de los niños a la basura) démosles un tiempo breve para que los niños  recojan sus juguetes, pero indiquémosles que pasado ese tiempo es el “Monstruo recoge juguetes” quien recorrerá la casa en busca de juguetes)

 

  • Cuando adquieran el hábito de recoger, ya sólo hará falta mencionar el Monstruo para que empiecen a recoger todo

 

 

 

“Dale tu juguete al primo, no seas egoísta y comparte”

 

  • Es normal que cuando los niños ven a otro niño con un juguete lo quieran, como no saben esperar, directamente arrancan el juguete de las manos del otro niño

 

  • Hay que enseñarles que eso no es correcto, podemos marcarles pautas como las siguientes:
  1. Preguntar al otro niño si le deja el juguete
  2. Si responde SI puede disponer de él, pero en caso negativo tendrá que esperar a que el otro niño termine su juego
  3. Otra alternativa es que nuestro hijo coja otro juguete y trata de hacer un intercambio con el otro niño

 

  • En el caso de que sea nuestro hijo el que tiene el juguete, no debemos quitárselo para que lo disfrute el otro niño, ya que no podemos aplicar la norma de arriba para los demás y no para él

 

 

“Espérate, siempre estás pidiendo, eres un pesado”           

 

(mientras le estamos dando lo que nos ha pedido)

 

  • Los padres tienen la inercia de atender las solicitudes de sus hijos de forma inmediata, con lo que los niños no aprenden a esperar

 

  • Enseñarles a ser pacientes es una virtud y el saber que no siempre se consiguen las cosas también  

 

 

 

“Que te comas la comida”

 

 

  • Tener en cuenta que no todos los niños necesitan comer la misma cantidad de comida

 

  • Muchas veces se insiste que coman y al final les dejamos que se dejen la comida, esto descoloca a los menores que perciben que si  insisten pueden acabar saliéndose con la suya

 

  • Hay que explicarles las consecuencias de  no comerse la comida, una no van a tener postre o ninguna otra cosa que les guste más y que hay que respetar los horarios de comida, de modo que deberán de entender que tendrán que esperar hasta la siguiente hora de comer

 

(p. ejm: la merienda), así ellos podrán ir tomando sus decisiones

 

 

“Pues cuando tú estés viendo los dibujos, también te voy a molestar”

 

  • Las amenazas no son educativas

 

  • Hay que mostrar respeto cuando los niños vean sus dibujos y programas favoritos, pero también debemos exigir respeto cuando los padres estén viendo su película

 

  • Si no respetan el momento de descanso de los padres esto debe de tener una consecuencia inmediata, no un “Cuando tu estés viendo….”

 

 

 

Es importante que los niños aprendan que sus acciones tienen consecuencias y los padres debemos de hacerlas cumplir.

 

Inicialmente los niños muestran resistencia, hasta que mediante la firmeza y coherencia de los padres, acaban comprendiendo que cuando dicen NO, no es un TALVEZ.

 

 

 

 

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es