TODOS TENEMOS TALENTO

 

Todos los niños tienen habilidad superior a la media en algo. El ambiente en el que se desenvuelven puede favorecer que se potencie esta habilidad o todo lo contrario.

No todos los niños tienen que ser buenos en una misma cosa (P. Ejm.: Matemáticas), porque si no lo son ya no son tan listos. Los padres tenemos en mente que cuanto mejores sean los resultados académicos, mejor les irá en la vida, y esto no siempre es así.

Los niños están tan acostumbrados a memorizar que cuando se les pide razonar se paralizan.

Somos la generación del resultado. Para que nos volvamos personas que disfruten del camino y del esfuerzo, la concentración debe estar en el proceso, no en el resultado. ¿Los resultados importan? Sí, pero como consecuencia de un camino bien hecho.

Si se le pregunta a los padres “¿En qué son buenos tus hijos?”, normalmente se produce un silencio y tras mucho pensar empiezan a enumerar sin tenerlo muy claro. Sin embargo, si la pregunta que hacemos a los padres es “¿Qué es lo que peor se les da a tus hijos?”, no pasa ni un microsegundo cuando empiezan a enumerar una lista infinita. Parece que nos cuesta fijarnos en lo positivo de las personas.

 

 

¿Cuál es el talento de tu hijo?

 

 

  • Observa desde pequeños aquello en lo que destacan

 

  • Eso a lo que más tiempo dedican, es sin duda lo que les apasiona

 

  • Los dones y talentos salen con naturalidad y suelen ser los demás los que se percatan de ello

 

 

 

“El talento no hace mejor o peor a nadie, lo hace diferente”

 

 

¿Queremos niños iguales que hagan lo mismo sin valorar aquello que es excepcional en cada uno? Al parecer el éxito radica en que un niño se comporte como la mayoría.

 

“Lo mejor y lo más efectivo

que podemos pensar de nuestros hijos,

es que están destinados a algo grande”

 

 

 

FUENTE: “No seas la agenda de tus hijos y prepáralos para la vida” Noelia López-Cheda

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es