SER vs TENER

 

Las personas somos por el hecho de ser. Lo que pasa es que a lo largo de la vida, hacemos o tenemos cosas. Nuestro valor debería de venir del SER y no del HACER o del TENER. Sin embargo  solemos valorar a los demás por lo que hacen o tienen, haciendo así un flaco favor a la valía personal de los individuos.

“Si no haces , no eres”

“Si hace, eres”

“Si no tienes, no eres”

“Si tienes, eres”

 

El SER es la esencia. En cambio el hacer y el tener pueden cambiar con los vaivenes de la  vida. Debemos fortalecer ese SER independientemente de lo que hagas o tengas.

Si HACEMOS algo incorrecto, asumamos el error y rectifiquemos. Si por el contrario el error lo asociamos al SER el cambio será mucho más difícil.

 

Escena:       Durante la cena el niño tira el vaso de zumo.

                   Asociamos el incidente al HACER

“Has tirado el zumo, recógelo y presta más atención”

                   Asociamos el incidente al SER

                   “Eres un torpe, siempre igual, todo lo tiras”

                           

Los niños están construyendo su persona, su SER, si reciben mensajes identificando su SER, acabarán creyendo que son así y no se plantearán cambiarlo.

“Eres un desordenado”

“Eres un desobediente”

“Eres un cabezón”

“Eres un desastre”

“Eres tonto”

 

Como padres, podemos pedir cambios al hecho en sí sin evaluarles como personas, sino calibrando los errores y planteando mejoras. Los niños podrán hacerse responsables de sus errores  de manera más natural cuando su ser no esté dañado.

 

 

 

FUENTE: “No seas la agenda de tus hijos y prepáralos para la vida” Noelia López-Cheda

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es