TÉCNICAS PARA AFRONTAR LAS CRÍTICAS

 

Cuando recibimos una crítica habitualmente respondemos de forma defensiva o contraatacando. Cuando sentimos la necesidad de excusarnos por lo que pensamos, decimos o hacemos estamos renunciando a nuestra identidad.

 

El Banco de Niebla es una técnica también conocida como Claudicación Simulada que podrás utilizar en tu día a día, tanto personal como laboralmente.

Podemos dar razones, pero nunca justificaciones.

 

 

 

El Banco de Niebla

 

 

  • Tipo A: Se trata de dar la razón, pero sin ceder, sin discutir, sin justificarnos y sin excusarnos

 

  • Tipo B: Consiste en no dar la razón al otro, pero sí convenir en que existe la posibilidad de que pudiera tener razón

 

 

 

Con ésta técnica creamos una distracción (banco de niebla) ante nuestra negativa, para que sea más fácil de aceptar por parte de la otra persona al no vivirlo como un ataque directo

 


 

 

Ejemplo

 

 

Persona A: -"María, me prestas tu camisa blanca".
Persona B: -"Ana, prefiero no hacerlo".
Persona A: -"¿No me la vas a prestar? Eres muy egoísta, yo siempre te dejo cosas".
Persona B: -"Es verdad que me prestas cosas y puede ser que sea egoísta, pero prefiero no prestarte la camisa, Ana".

 

 

 

 

En este caso, A hace una petición que B no desea aceptar. Al negarse, A intenta chantajear a B, a lo que B no se somete. Da la razón a A en una parte y concede la posibilidad de que su argumento sea cierto en otra, pero no cede a sus deseos

 

 

 

 

 

Ejemplo

 

 

Persona A: -"Ya llegamos tarde por tu culpa, como siempre".
Persona B: -"Es posible que tengas razón".
Persona A: -"¿Cómo que es posible? Siempre llegamos tarde a todas partes por ti".
Persona B: -"Es verdad, llegamos siempre tarde".


 

 

Como podéis observar, B no ha entrado al trapo ante la crítica (manipulativa), no se ha excusado ni se ha justificado. Con esta actitud, la discusión que intentaba provocar A no se ha producido

 

 

 

 

¿Cómo conseguirlo?

 

 

  • Debemos reconocer que los demás pueden tener sus opiniones, aunque no nos gusten

 

  • Tendemos a pensar que si aceptamos que la otra persona puede tener razón es porque compartimos necesariamente lo que dice y eso es un error

 

  • Es imprescindible controlar el tono de voz y el lenguaje no verbal para no resultar agresivos

 

  • Mantener una actitud serena, segura y firme

 

  • Si imprimimos ironía a lo que estamos diciendo, conseguimos el efecto contrario al que deseamos

 

  • Podemos reflejar lo que nos dice la otra persona, utilizando sus mismas palabras y añadiendo una frase que deje clara nuestra postura

 

  • Evitar que la conversación no se desvíe, para poder cerrarla convenientemente

 


 

 

¿Para qué sirve?

 

  • Para decir NO de forma asertiva

 

  • Para evitar situaciones en las que nos hacen críticas reiteradas con una finalidad manipulativa

 

  • Para mantenernos firmes en nuestra postura cuando interactuamos con personas hostiles, agresivas o excesivamente insistentes


No os olvidéis de esta técnica tan útil en vuestro día a día.

 

 

FUENTE: Isabel Serrano (Psicóloga)

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es