EL CHUPETE ¿AMIGO O ENEMIGO?

 

 

El chupete proporciona una sensación placentera y de reconfortante seguridad en los pequeños. Sin embargo conviene  tener en cuenta las siguientes indicaciones:

 

  1. No es recomendable el uso en bebés menores de un mes, por riesgo de succión en caso de vómito

 

  1. No intentar calmar al niño endulzando el chupete con azúcar o miel, ya que aumenta la aparición de caries

 

  1. No colgar el chupete al cuello del bebé con cadenas largas, por riesgo de asfixia

 

  1. Un chupete deteriorado puede constituir un peligro por atragantamiento

 

  1. Los niños con cólico no deben utilizar el chupete, ya que favorece que traguen más gases

 

  1. El uso prolongado de chupete puede producir distintas problemáticas desde desviación de los dientes, deformación del paladar o desajuste de la arcada dentaria

 

Cuándo es aconsejable retirar el chupete

 

  • A partir del año y medio podemos comenzar a ir limitando el uso de forma progresiva

 

  • A los dos años conviene tener restringido el recurso del chupete a situaciones muy concretas

 

  • A los tres años es conveniente la retirada definitiva del chupete

 

Consejos prácticos para la retirada del chupete

 

  • Es conveniente aprovechar un momento de estabilidad familiar en el que no haya tensión emocional

 

  • Nunca recurra a castigos o medidas humillantes

 

  • Procure que el niño participe activamente en la decisión de abandonar el chupete

 

  • Explíquele de forma sencilla lo fea que se le pondrá la boca si sigue con el chupete

 

  • Puede ser que tras dejar el chupete su hijo vuelva a solicitarlo, sea firme y no ceda a la decisión tomada

 

 

 

 

 

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es