MASCOTAS Y NIÑOS

 

Las mascotas pueden ser un elemento importante para el desarrollo del niño en todos sus aspectos: físico y afectivo.

 

 

Lo que deberías saber…

 

 

  • Los niños que cuidan mascotas aprenden algo fundamental: la importancia del cariño y el respeto hacia los animales

 

  • Es una forma de adquirir responsabilidades

 

  • Si un niño desea un animal en casa, es un acto de responsabilidad, se le debe explicar que es un ser vivo, no un juguete, y requiere de cuidados

 

  • Se debe elegir una mascota que se adapte al modo de vida familiar y a las condiciones del hogar

 

  • Tener una mascota es una oportunidad estupenda para enseñar el respeto por la naturaleza

 

  • Se puede disfrutar en familia de actividades conjuntas tanto de juego como de cuidados para la mascota (ponerle de comer, lavar el plato, sacarle de paseo…)

 

  • Con la actitud de los padres y familiares el animal debe entender que el niño siempre está por encima de él en la jerarquía familiar (P. Ejm: saludando o atendiendo al niño primero)

 

  • Convivir con una mascota desde edades tempranas parece ser que ayuda a desarrollar mayor seguridad en sí mismo y en las relaciones con los demás

 

  • Son niños más sociables y con mayor capacidad empática hacia los demás

 

  • La relación con otro ser vivo ayuda a desarrollar aspectos como la comunicación no verbal y la capacidad de intuición

 

  • Los niños que conviven con mascotas pueden llegar a entender mejor los procesos vitales como el nacimiento y la muerte

 

  • En los casos de celos por la llegada de un nuevo hermano, la mascota puede mermar los ataques de celos

 

  • Algunos estudios afirman que la convivencia con perros y gatos desde el nacimiento refuerza el sistema inmunológico y previene la aparición de alergias

 

  • Por muy buen animal que sea, siempre existe el riesgo de mordeduras o arañazos

 

  • Se debe amaestrar bien al animal y educar al niño para que lo respete y no lo moleste cuando el animal está comiando o durmiendo

 

  • Si se compra una mascota se debe elegir una raza pacífica con temperamento adecuado para estar con niños

 

  • Es importante tener al animal muy bien vacunado y desparasitado, así como llevarle regularmente al veterinario

 

  • Es importante tener al animal en óptimas condiciones de higiene ya que pueden ser transmisoras de hongos, tiñas y pulgas

 

  • No se debe dejar al niño tocar los excrementos de los animales

 

  • El niño siempre se debe lavar las manos después de tocar al animal

 

  • Las familias con niños alérgicos o atópicos, deben evitar animales de pelo  (perros y gatos) y pluma (pajaros)

 

  • No debemos dejar nunca al niño solo con la mascota

 

  • La responsabilidad final del cuidado del animal es de los padres y no del niño

 

 

 

 

FUENTE: Dra. Esther Martínez García  (Especialista en Pediatría Médico consultor de Advance Medical)

 

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es