EL PRIMER SUSPENSO

 

Aunque son importantes, las calificaciones escolares no son el único modo de manifestar lo que nuestro hijo es.  Simplemente constituyen un indicador parcial de las peculiaridades que tiene.

 

 

 

¿Qué hacer?

 

  1. Identificar las causas del suspenso

 

  1. Enseñarle a distinguir entre el suspenso en esa asignatura en concreto y los numerosos rasgos positivos de su personalidad

 

 

  1. No cometamos el error de magnificar los aspectos negativos y olvidarnos de los positivos

 

  1. Gracias al refuerzo de los aspectos positivos el niño puede superarse a sí mismo

 

 

  1. Un suspenso es un obstáculo hacia la meta que deberá afrontar y resolver, pero no lo es todo

 

  1. Jamás confundir la contrariedad que el suspenso supone a los padres con el afecto que se le tiene al hijo

 

 

  1. Evitar los reproches o descalificaciones que sólo hacen sentir culpable al niño

 

  1. Valorar el trabajo y esfuerzo que realicen

 

 

  1. Reafirmar lo que valen para que crezcan en confianza y seguridad

 

  1. No debemos castigar a toda la familia sin vacaciones, es conveniente  que incluso nuestro hijo descanse, aunque brevemente, ya que deberá organizarse para sacar adelante las asignaturas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE CONSULTADA:

Dirección General de Familia Consejería de Familia y Asuntos Sociales  Comunidad de Madrid

 

CONTACTO:

 

quepadres@quepadres.es